Noticias

Comienza el estudio con georradar que determinará el estado del Puente Viejo

By 8 marzo, 2017noviembre 27th, 2018No Comments

El ingeniero de Caminos Antonio Murcia y su padre, Roque Murcia, director de Ceico; Antonio Espín y Lucía Arévalo, del Centro Tecnológico del Mármol,
con los primeros trabajos en la bóveda oculta. / VICENTE VICÉNS / AGM

La compañía Ceico y el Centro Tecnológico del Mármol analizan la erosión de la arenisca y la humedad con las últimas tecnologías

Una combinación de escáner, georradar, sondeos y geología tradicional es lo que ha puesto en marcha la empresa Ceico, que esta semana, por encargo del Ayuntamiento, ha empezado a realizar el estudio de situación del Puente Viejo, una de las infraestructuras más antiguas de la ciudad aún en uso. Durante un mes se trabajará en este proyecto, con el que se obtendrá un plano de situación en tres dimensiones para conocer qué relleno y cimentación tiene este viaducto construido en el siglo XVIII, entre 1718 y 1742, cuyas obras dirigieron Toribio Martínez de la Vega y Jaime Bort.

Este estudio es «ambicioso y novedoso», según los técnicos del Centro Tecnológico del Mármol que están colaborando, y se realizará por fases. En la primera, de topografía, se hará un escaneo completo del puente. «El modelado en tecnología 3D nos permitirá tener las coordenadas y georreferenciar los perfiles en todas las direcciones», explicó ayer a ‘La Verdad’ el director de Ceico, Roque Murcia. «Con este trabajo vamos a conocer todo lo que no vemos», señaló el ingeniero municipal Juan Antonio Blanco durante una visita a la bóveda oculta a la que asistieron el alcalde, José Ballesta, los concejales José Guillén (Calidad Urbana) y Roque Ortiz (Fomento), y los ediles socialistas Maite Espinosa y Juan Vicente Larrosa.

En unos días se llevarán a cabo perforaciones de hasta 10 metros de profundidad para las que será necesario cortar la circulación en el puente, durante al menos tres días, de 12 a 5 de la madrugada. Los cortes se avisarán con suficiente antelación.

«Es novedoso porque se va a utilizar el escáner más preciso del momento», explican el geólogo Antonio Espín y la ingeniera de Minas Lucía Arévalo, integrantes de la Unidad Tecnológica Geológico-Minera del Centro Tecnológico del Mármol de la Región. Las precisiones son al milímetro, según los técnicos. En 6 meses se volverá a hacer el mismo escaneo tridimensional para comprobar si hay alguna deformación.

El director de Ceico indica que esta información tiene que servir de base «para que en el futuro tengamos una cartografía que nos diga lo que ocurrió hace años y hacer un seguimiento a lo largo de la historia. Esto es un estado inicial y el georradar da detalles constructivos. Por ejemplo, sobre cómo está de alterada la arenisca. Lo novedoso es la combinación del escáner, georradar y sondeos y geología tradicional, y hemos recurrido a la tecnología que se utiliza actualmente para canteras».

Obtener una buena información es lo importante como punto de partida para cualquier intervención posterior. «El puente no se cae, ni hay riesgo de que se desmorone», insisten los técnicos, pero con el paso de los años se han producido circunstancias que deben subsanarse, como el desplazamiento de sillares. Un informe preliminar de 2016 apuntaba a ese disloque de las piedras de la bóveda oculta, la que está justo debajo de la hornacina de la Virgen de los Peligros. «Desde la clave de la bóveda hacia la Gran Vía el puente se encuentra bastante bien y tiene condiciones bastante estables», distingue Roque Murcia. «Y hacia acá vemos que hay sillares desplazados, y cuando se produjeron los movimientos fue hace mucho tiempo, posiblemente hace más de un siglo». No obstante, el ingeniero Blanco indicó que el desplazamiento de los sillares hay que solventarlo. «Compararemos la foto de ahora con la de dentro de un año, porque si hay movimientos deben ser milimétricos».

Los propietarios de los edificios colindantes tapiaron la bóveda oculta, y utilizaron ese espacio como almacén. En 2015 el desprendimiento de fragmentos de varios sillares dio pie a pensar que podía haber algún daño estructural en el puente, pero los técnicos municipales descartaron esa posibilidad. El Consistorio concluyó que el deterioro fue originado por «la acción continuada de los agentes atmosféricos, unido a la pérdida de mortero de la unión de los elementos de la piedra». No obstante, Huermur y los partidos de la oposición reclamaron una intervención a la vista del deterioro progresivo y de las grietas aparecidas.

«Tenemos la tranquilidad de que el puente no se va a hundir», dijo ayer el concejal, Roque Ortiz, «pero tenemos que adaptarlo para que esté en perfectas condiciones». Tras la toma de datos vendrán las conclusiones y las actuaciones a determinar. El viaducto es de 1720 y fue pensado para el paso de carros. A principios del siglo XX se hizo el ensanche con la barandilla modernista; la calzada actual es la superficie que ocupaba el puente primitivo, a la que se agregaron las zonas peatonales. Las barandillas se corroyeron, y hace unas dos décadas se desmontó por completo el puente y se volvió a poner el entramado metálico.

«Una tranquilidad para todos»

«Es una tranquilidad que estén aquí los técnicos y que podamos ver de esta forma tan directa la situación», reiteró Ortiz, que recordó que la dirección general de Bienes Culturales supervisará cualquier trabajo en el BIC. Además, según apunta Blanco, se instalarán sensores de humedad y temperatura porque también afectan a la piedra. De igual modo, se incluirán mediciones de la erosión y meteorización o descomposición de la arenisca, tal y como apuntó el ingeniero de Caminos Antonio Murcia.

En 2016 ya se llevó a cabo la reposición de los daños producidos en la zona desprendida con la reposición de elementos de piedra natural y/o sustitución completa de las piezas afectadas y de algunas otras dañadas. Aquella intervención se aprovechó para sanear en profundidad la zona afectada y se utilizaron morteros y resinas especiales para desarrollar la unión entre piezas y en el propio tímpano. Por debajo del puente está previsto que para el verano puedan circular peatones y ciclistas por el nuevo carril bici que está construyendo el Consistorio entre La Fica y Manterola, que permitirá conectar los 24 kilómetros de infraestructura ciclista en funcionamiento entre El Raal y el Auditorio Víctor Villegas, y desde el jardín del Malecón a Contraparada.

Centro Tecnológico del Mármol, Piedra y Materiales.
Dirección: Ctra. de Murcia s/n
30430 – Cehegín
Murcia ( España )

Horarios: Lunes a Viernes
de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00
Teléfono: +34 968 741 500

© 2018 CTMARMOL.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Política de privacidad

Cerrar